Quentin Shih, clonando el lujo

El fotógrafo Quentin Shih deNueva York ,compró mercancías falsificadas  (nada costaba más de 9 dólares) y leas llevó consigo de vuelta a la ciudad industrial de Linfen, China, allí pasó tres semanas fotografiando en  fábricas y a trabajadores de la industria vestidos “a la última” con las copias que ellos mismos producen.. La yuxtaposición entre ricos y pobres y por supuesto  las imitaciones baratas de aspecto caro compradas  en Nueva York crean un discurso sobre el que muchos saben y pocos hablan, una prueba de la naturaleza insidiosa del materialismo occidental y la voluntad de China para copiar y proveer.

2992de743163444a4825bd8946a09377